¿CÓMO INFLUYE LA CULTURA EN LA OBESIDAD?

Entender porque se come, parece una cosa sencilla de explicar, sin embargo, se sabe que no es así. Es un fenómeno muy complejo y distinto para cada ser humano.

 

El hambre es el primer instinto del hombre. En el hecho de comer, se establece una relación primaria y básica con la naturaleza. Sin embargo, también nos remite a la diversidad de culturas y forma parte de lo que contribuye a modelar la identidad de cada pueblo.

Los comportamientos socioculturales que determinan la alimentación humana son poderosos y complejos. El consumo de alimentos, ya sea comida o bebida, va más allá de la pura necesidad de nutrirse. Comer es algo más que reponer calorías, es una acción cargada de significados, de emociones, ligado a circunstancias y acontecimientos sociales, que en muchas ocasiones, poco tiene que ver con la estricta necesidad de alimentarse.

El tipo de alimentación refleja a la sociedad vigente. Después de la segunda guerra, luego de que la mayoría de la gente había experimentado racionamiento y carencia de alimentos, hubo abundancia en la producción de los mismos. La comida se hizo accesible para todos, a precios muy bajos. Los avances que se dieron durante y después de la guerra, en materia de empaques, congelación, almacenamiento y transporte, llenaron los refrigeradores de las casas. Esto cambio las cosas y la obesidad se hizo presente, como un signo de la abundancia en la sociedad. Creció la industria de la comida fácil, rápida y barata, que está a la disponibilidad de cualquier a cualquier hora. La comida ya no solo es para saciar el hambre, sino para premiar los antojos y los gustos de las personas que encuentran al comer, una manera más de recompensarse por el ajetreo de la vida diaria.

En la mayoría de los restaurantes, actualmente se sirven porciones de alimentos que antes hubieran padecido grotescas. Las promociones en las cadenas de comida rápida, son de doblar la cantidad de alimento por unos pesos más. El hombre ya no sigue las señales de saciedad de su cuerpo que rigen la alimentación de los animales, está más influenciado por factores de su personalidad y por pautas sociales. Es importante tomar en cuenta estos aspectos cuando se habla de la obesidad.

 

comer en sociedad

 

¿CUÁLES SON LAS COMPLICACIONES DE LA OBESIDAD?

La obesidad se asocia a un aumento de la prevalencia de muchas enfermedades (cardiopatías, diabetes, dislipidemias, hiperuricemias, etc.) y es un factor de riesgo de mortalidad. 

En los últimos años se ha observado que el metabolismo de la grasa abdominal, previsceral y periférica es diferente, por lo que según la distribución de la grasa en el cuerpo tendremos menor o mayor riesgo cardiovascular. La obesidad con distribución androide (forma de manzana) es la que más riesgo cardiovascular tiene.

Obesidad e hipertensión arterial

El aumento de la presión sanguínea puede ser el resultado de un incremento de la resistencia arteriolar periférica, que se traduce en un aumento de la presión arterial. La pérdida ponderal de peso mejora en muchos casos la hipertensión. Aproximadamente, el 50% de los hipertensos son obesos.

Obesidad y enfermedades cardiovasculares

La prevalencia de hiperlipidemias es más alta en los individuos obesos que en la población en general. Existe una relación positiva entre la obesidad y los niveles de triglicéridos, colesterol total y LDL, así como una relación inversa con los niveles plasmáticos de HDL. Con la pérdida gradual de peso estos parámetros suelen mejorar.

Obesidad y diabetes

Son muchos los estudios que relacionan la obesidad con un aumento de la diabetes mellitus tipo II. La obesidad se asocia a un hiperinsulinismo relacionado con la resistencia periférica a la insulina, debido a una disminución del número de receptores para esta hormona. La pérdida moderada de peso conduce a una mejora de los niveles de glucosa y estos cambios se producen muchas veces con pérdidas de peso entre un 5 y 10%.

Obesidad y patologías digestivas

Algunos estudios relacionan la obesidad con la aparición de hernias de hiato, litiasis biliar, esteatosis hepática, etc.

Obesidad y enfermedades respiratorias

Las apneas obstructivas del sueño se relacionan muchas veces con la obesidad. Esta enfermedad produce paradas respiratorias (apneas) e hipersomnia diurna, cefaleas y falta de concentración a quien las padece.

Obesidad y dislipidemias

Las personas obesas tienen más tendencia a presentar niveles altos de colesterol total, colesterol LDL y triglicéridos, así como, valores bajos de HDL. La pérdida de peso supone una normalización de estos parámetros en muchos casos. Las dislipidemias junto con la hipertensión, diabetes e hiperuricemias, son factores de riesgo para presentar enfermedades cardiovasculares.

Obesidad y patologías óseas

Nuestro esqueleto no está preparado para tener que soportar un exceso de peso, pues esta situación se traduce en un mayor desgaste de las articulaciones. Cuando la obesidad se manifiesta en edades tempranas, puede ocasionar una mala formación ósea.

 Obesidad y cáncer

La obesidad se asocia a una mayor mortalidad por determinados tipos de cáncer (próstata, colorectal, cáncer de útero, ovario, endometrio, mama, etc.).

 

Obesidad y enfermedades

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LA OBESIDAD?

La obesidad es un padecimiento complejo que está relacionado con muchos factores; hereditarios, sociales, culturales, fisiológicos, metabólicos, económicos y psicológicos. Las causas varían de persona a persona. Las siguientes son las más frecuentes:

 

  • La herencia es un factor que favorece el desarrollo de este padecimiento. Lo que sucede es que las personas con tendencia hereditaria a la obesidad, engordan con menos alimento de lo que les lleva a otras, a subir de peso. El exceso en el consumo de alimentos que provoca un balance energético positivo, es decir, las personas comen más calorías de las que gastan en su actividad diaria.
  • La falta de actividad física debido a las comodidades actuales como el transporte, elevadores en edificios, horas sentados frente a la computadoras, televisión o videojuegos y carencia de tiempo por exceso de horas de trabajo en oficina, en la escuela o en el transporte.
  • Padecimientos metabólicos producidos por factores genéticos o ambientales, como enfermedades de la tiroides o de la secreción del páncreas (diabetes mellitus).
  • Factores psicológicos que pueden estar afectando la relación que existe entre la comida y los problemas emocionales o del estado de ánimo. Los ascensos o descensos socioeconómicos pueden afectar psicológicamente y también modifican los hábitos alimenticios.
  • El tener un mayor poder adquisitivo puede ser usado para consumir alimentos de mejor calidad o también, para comer más y moverse menos. Por otro lado, el menor poder adquisitivo puede provocar consumir alimentos que contienen mayor cantidad de hidratos de carbono y grasas.
  • La publicidad debido a que en todos los medios se promueve constantemente el consumo de los alimentos de más alto contenido calórico: postres, refrescos, helados, golosinas, etc.
  • El confort o la ley del menos esfuerzo están haciendo que el hombre moderno busque alternativas para esto y como consecuencia se mueva menos. Las convivencias sociales generalmente están relacionadas con comida, por lo que muchas veces se promueve el comer en grandes cantidades.

Causas de la obesidad

¿QUÉ ES LA OBESIDAD?

La obesidad la podemos definir como un exceso de grasa corporal, que está por encima de los límites saludables.

 

Una persona presenta obesidad cuando consume más calorías que las que su cuerpo necesita, por lo que hay un desequilibrio entre la cantidad de energía que se ingiere con la comida y con la que se gasta en el día.

Aunque, es importante mencionar que el problema de la obesidad también puede deberse a algún tipo de alteración en los mecanismos de regulación (en el menor de los casos).

La distribución de la grasa no es la misma en todas las personas, se han identificado dos formas principales:

  • La androide, abdominal o forma de manzana: La cual se caracteriza por la acumulación del tejido adiposo en la parte abdominal. Esta es la que acarrea más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • La ginecoide o en forma de pera: En la cual la acumulación se da en los miembros inferiores.

Continuar leyendo